Sobre la Atlántida: ¿se dijo la verdad?


Escritura desconocida en tablilla de arcilla ibérica. ¿De Atlantis?...a saber.

De la historia escrita por Platón en su Timeo y Critias así como en referencias de la misma isla hechas por parte de otros sabios de la Grecia Clásica, mucho se ha dicho, supuesto y afirmado (sin confirmación fehaciente y real, todo sea dicho) a lo largo de los años sin que por el momento, tengamos una sola ‘piedra’ que confirme la existencia de la misma.

 Es triste ver como se ha mitificado la historia de Atlantis a niveles de locura, desde los seguidores de unos atlantes “cuasi-ángeles” hasta unos atlantes constructores de edificios con singulares y “mágicas” propiedades llegando a acusarlos incluso de ser la causa o generatriz de las desapariciones que han habido en el Triángulo de las Bermudas. Es tan curioso como ver que se la relaciona en una guerra contra otro continente misterioso llamado Mú o Lemuria, continente este que en realidad se refiere a la tierra emergida antes del Diluvio (o de esa guerra con Atlantis) situada en la zona del Pacífico y de la que nada sabemos tampoco.

 Pero ni de una ni de otra tenemos pruebas reales de su existencia a excepción de los escritos platónicos y alguna que otra borrosa referencia de otros escritores clásicos.

 Muchos han sido los invenstigadores –y siguen muchos aún-  dedicados a la búsqueda de esa isla-continente basando esa en los escritos griegos antes indicados. Los unos la sitúan en los Andes (Bolivia), otros en Marruecos, los menos en el estrecho de Gibraltar y alguno que otro hasta en Andorra… pero ¿qué tenemos de esas investigaciones?: NADA. Solo algunos restos que para nuestra desgracia, están o bien enterrados o bien sumergidos a importantes profundidades y que para su rescate se requiere de importantes sumas de dinero… y ya sabemos lo que ello significa: POCO INTERES CUANDO DEL BOLSILLO SE REQUIERE.

 Y digo yo, después de bastantes años analizando el tema e investigando personalmente desde mi humilde interés y bolsillo si el hecho de no haberse encontrado aún no se debe realmente, a que se busca en el sitio equivocado o se han malinterpretado los textos que de ella hablan. Es posible que Platón –que fue el primeero y único en hablar de ella- cambiase la localización por seguridad propia o bien,  para que nadie pudiese intentar expoliar los posibles restos. Imaginaros que dice la posición exacta de esa isla; si ya sin tener certeza alguna la gente que la busca lo hace por un interés pecuniario, ¿qué no habría pasado si se hubiera dicho la localización exacta?. El expolio estaba garantizado. Y es por eso que tal vez Platón,  no diera la exacta localización –o no se la dieran a él- pensando que  futuras generaciones estarían más preparadas que aquellas antiguas y fueran merecedoras de los tesoros atlantes, tanto a nivel de ‘metales y peidras preciosas’ como de la posible alta tecnología que pudiera hallarse en esos restos digamos ‘míticos’.

 Así que,  si sus intereses eran tan elevados para con la historia antigua y lo que en ella podía encontrarse, es muy posible que a Solón (tio de Platón que recibió la historia de viva voz de un sacerdote egipcio) no le dijeran la real posición de Atlants, por lo cual las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora están siguiendo una pista falsa.

 ¿Porqué hay ese interés y seguridad en que Platón ‘dijo toda la verdad’?, ¿Cómo podemos saber que no le mintieron como hicieron esos egipcios con Herodoto al respecto de las pirámides?.

Pués ni lo sabemos, ni podremos saberlo hasta que no se encuentren más datos en forma de textos antiguos, restos relacionables con una teconología superior o en forma de restos que consideramos de otra época y que en realidad son ‘revistas’ en la forma que sea, que nos explican la historia atlante y lo que le ocurrió.

 Porque, la verdad sea dicha, eso de que la Atlántida se enfrentó a ” leche limpia”  con una confederación de paises liderada por los griegos… como que nones. No hay rastro alguno de esa confrontación en ningún texto, y además, si tan poderosos y tan avanzados tecnológicamente eran los atlantes… habrían vencido sin lugar a dudas a cualquier confederación por muy comandada por los griegos que fuera.

 Tenemos restos arqueológicos que nos hablan de una civilización superior y que fueron maestros de culturas tales como mayas, aztecas, incas, egipcios, sumerios, etc., pero ninguna de ellas nos habla de la existencia de la Atlántida a excepción de la egipcia y esta, lo hizo solo al tio de Platón y a nadie más y en ninguna parte más hay escrito egipcio alguno sobre el tema.

 ¿No será que Atlantis puede ser otra cosa muy distinta y localizada en otra parte más cercana de lo que nos suponemos y han dicho?, porque se me ocurre que, si le escondieron a Solón la real localización de la Atlántida, es posible que fuera accesible para las gentes de esa época griega, de lo contrario si fuera inaccesible no les habría importado decir la situación real por ser esa, no alcanzable para la técnica de transporte de esa época, ¿no creeis?.

 Tal vez le estamos dando vueltas a un sueño y es posible que, persiguiendo este sueño descubramos otras civilizaciones que nada o poco tienen que ver con la tan renombrada Atlántida.

 Porque bien podría ser que Atlantis fuera en realidad el conjunto total de la Tierra… ¿no?, y los atlantes fueran en realidad una antigua civilización 100% terrestre que tal vez tuvo contactos con otros pueblos estelares, de los cuales aprendieron y quizá, se enfrentaron perdiendo Atlantis ese conflicto.

 A saber.

 Saludos.

JULIUS

Anuncios

54 comentarios to “Sobre la Atlántida: ¿se dijo la verdad?”

  1. Gracias Julius. 😉

    Bueno…está el extracto de “Historias Curiosas” de Claudio Eliano. En este texto se lee:

    “Teopompo relata con detalle una conversación entre el frigio Midas y Sileno. Este Sileno era hijo de una ninfa; por su naturaleza era inferior a los dioses aunque superior a los hombres, puesto que era inmortal. Conversaron sobre los más diversos asuntos, pero en concreto esto fue lo que Sileno le dijo a Midas:

    Europa, Asia y Libia son islas en torno a las que fluye, en círculo, el Océano, y hay un continente que está fuera de nuestro mundo. Le explicó minuciosamente su ilimitada grandeza y le contó que ese continente genera enormes animales y que los hombres que allí viven nos doblan en estatura. Su tiempo de vida no es como el nuestro, sino el doble. Tienen muchas y grandes ciudades y diversas formas de vida: Allí se han promulgado leyes que son absolutamente opuestas a las que están vigentes entre nosotros.

    Decía Sileno que las ciudades más grandes son dos, pero en nada se parecen entre sí. Una de ellas se llama Guerrera y la otra Pía. Los habitantes de Pía dicen en paz u opulencia, obtienen los frutos de la tierra sin arados ni bueyes, y no tienen necesidad de trabajar la tierra ni de sembrar. Viven, continuaba Sileno, sanos y, sin conocer la enfermedad, llegan al final de sus días, llenos de gozo y alegría. Tan indiscutiblemente justos son que ni siquiera los dioses tienen por indigno visitarlos con frecuencia. En cambio, los habitantes de la ciudad Guerrera son muy belicosos, nacen con armas en las manos. Siempre están en guerra, sometiendo a los pueblos vecinos. Y así, esa ciudad, sola, domina numerosísimos pueblos. Sus habitantes no son menos de veinte millones. En ocasiones mueren enfermos, aunque raramente, puesto que en la mayoría de las ocasiones pierden la vida en sus guerras, heridos por piedras y maderos, ya que son invulnerables al hierro. Tanto abunda el oro y la plata que el oro vale tan poco para ellos como el hierro para nosotros. Decía Sileno que en cierta ocasión intentaron cruzar hasta las islas de nuestro mundo, atravesando el Océano, con una fuerza de diez millones de hombres. Llegaron hasta los hiperbóreos y cuando descubrieron que eran los hombres más dichosos de nuestro mundo los despreciaron por considerar su forma de vida insignificante. Por esa razón desistieron de continuar su avance.

    Añadió todavía un detalle más sorprendente. Decía que ciertos hombres llamados “meropes”, habitaban muchas y grandes ciudades, y que en el borde del territorio hay un lugar llamado “Sin retorno”. Tiene el aspecto de una sima. No está ocupado ni por las tinieblas ni por la luz, sino que él flota como una neblina enrojecida, unida a cierta turbulencia. Dos ríos corren por esta región, uno llamado Placer, el otro, Dolor. En las orillas de cada uno de estos ríos hay árboles del tamaño de grandes de grandes plátanos. Los árboles que crecen junto al río del Dolor producen frutos de la siguiente naturaleza. Si alguien los prueba, deja caer tantas lágrimas que consume todo el resto de su vida, hasta la muerte, en lamentos. Los otros árboles, los que han crecido junto al río Placer, producen frutos de características opuestas. Pues quien los prueba, cesa en todos sus anteriores deseos e , incluso si amaba a alguien, también de esa persona se olvida. Se va volviendo poco a poco más joven y va recuperando, hacia atrás, el tiempo que había vivido y aquellas edades por las que atravesó. Y así, tras abandonar la vejez, retorna a la madurez y, después, a la juventud para, a continuación convertirse en un niño y después en un recién nacido. Tras todo ese recorrido, se consume.

    Y si alguien está dispuesto a creer lo que el historiador de Quíos cuenta, créalo. A mí Teopompo me parece un magnífico escritor de leyendas, tanto en este caso como en otros.” (Claudio Eliano, “Historias curiosas” , III, 18)

    Evidentemente es leyenda, pero fíjate que dice:

    “Europa, Asia y Libia son islas en torno a las que fluye, en círculo, el Océano, y hay un continente que está fuera de nuestro mundo.”. El texto es del siglo III, pero teniendo en cuenta que los entendidos dicen que Silenio es realmente Solón, pues debemos entender que es una leyeda que habla de América desde el S IV a. de C., señalando allí una civilización importante.

  2. Hola de nuevo Arian 🙂 :

    Como leyenda es interesante ya que parece hablar de otro continente que bien puede ser confundido con la Atlántida o incluso con América (lo más probable y como tu bien apuntas en tus estudios del tema).

    Ahora bien, el detalle indicado de Europa, Asia y Libia y el mar que las circunda, creo que debe ser leido como una explicación de lo que se consideraba ‘tierra conocida’, siendo lógico para esos tiempos el pensar que el mar océano… ‘todo lo circunda’. Pero… hay textos en los cuales se detalla travesía pasando por el sur de Africa hasta la India (ya conoces los textos de Eudoxio). Es lógico pensar que era conocido el océano austral y más allá voy: la Antártida, la cual miles de años atrás NO estaba cubierta de hielos lo cual me da que pensar en que posibles historias de la Antártida escrtas o pasadas de generación en generación, crearon el mito de la Atlántida y del continente que nos hablas en tu comentario de Sileno.

    Saludetes.
    JULIUS

  3. Bien Julius, es una posibilidad que sabes que comparto.

    Pero debemos ceñirnos a las evidencias que hoy por hoy tenemos, y como todavía no hemos podido “excavar” entre el hielo, lo cierto es que si debemos establecer restos de una civilización fuera de Europa, Libia y Asia, pues nos queda América.

    Además, el tránsito desde este continente a Sudamérica, es más fácil que hacia ningún otro por continente.

  4. Hola Ari:

    Es más plausible -mucho más- el que fuera América que no la Antártida por una sencilla razón: las corrientes marinas y el efecto Coriolis del mar.

    Lo que no sabemos es lo que pueden haber encontrado allí, en la Antartida, y que por supuesto -si han encontrado algo- no lo han dicho nunca.

    Lo único confirmado es el tema de las cordilleras enterradas bajo cientos de metros de hielo y que ya fueron indicadas y dibujadas por Kirchner y otros… hace siglos atrás.

    Algo hubo con el tema de la Atlántida pero tal vez no fué ni como nos dijo Platón ni Solón ni nadie, ni estaba donde decían, ni nada de nada que pueda dar una luz al tema.

    Tal vez milenios nos hablan desde otra Tierra pasada.

    Saludetes.
    JULIUS

En breve se publicará.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: