La Ciencia… no sabe leer.


Séneca... ni era tonto ni inventaba fábulas.

Cuando a veces me da por bucear un poco en los escritos de nuestros clásicos, uno no deja de sorprenderse de la cantidad de información que nos dan y que la Ciencia (a partir de aquí la llamaré ‘la Señorona’) descarta y deja de lado considerándola como fabulaciones y mitos que los antiguos crearon para vete a saber que ejemplo educativo.

Pués la verdad, que quisieran educar no lo dudo pero que tuvieran que inventarse ‘cuentos moralizantes’ es como mínimo, infantil: no me imagino a Platón, Cicerón, Aristóteles y demás sabios tomando de su imaginación historietas con las cuales ‘educar’ al pueblo (¿será una fábula la Trigonometría platónica?. Y para muestra os pondré varios ejemplos tomados del libro ‘De Cuestione Naturalis’ de Lucio Anneo Séneca (libro que colgaré de mi otra web, completo, para que podais consultarlo cuando querais).

“Más aún sucede esto cuando cruzan llamas oblicuamente el cielo; cuando se ve arder una parte del aire, o astros cabelludos, o muchos soles a la vez, o estrellas en pleno día, o fuegos repentinos que vuelan en el espacio dejando largo rastro luminoso. No se contemplan estas cosas sin temor, y procediendo el temor de la ignorancia, ¿no convendría instruirse para no temer? ¿Cuánto mejor sería investigar las causas y dirigir a esto toda la atención del ánimo? Nada puede encontrarse a que pueda el espíritu, no dirá prestarse, sino entregarse más dignamente.”

¿Podemos pensar siquiera que Séneca se lo inventó todo a partir de la vsión de los cometas?¿acaso no está pidiendo que se investiguen las causas de estas extrañas luminarias que veían?… lo que más impresiona es que no solo eran ‘cometas’ simples si no que también veían “estrellas en pleno dia”, “muchos soles a la vez”, etc. Ya sé que más de uno dirá lo del fenómeno de la Parhelia pero eso es simplemente tomar por gilipollas a Séneca, pués es como decirle que ‘no tiene ni idea de lo que es observar’ (todo y así, escribió varios libros sobre temas de la Naturaleza, más como relator de hechos que como ‘solucionador’ de los mismos).

Veamos otro ejemplo:

“…el Asia perdió a la vez doce ciudades. Este misterioso azote que recorre el universo, cayó el año último sobre la Acaya y la Macedonia, como ahora sobre la Campania. “

¿También se ha inventado los terremotos y sus consecuencias dramáticas? porque si es así, esta otra cita está fuera de lugar…:

“…ciudades enteras desaparecen en el abismo que las devora. Refiere Tucídides que en la época de la guerra del Peloponeso la isla Atalanta fue destruida totalmente o al menos en considerable parte. Si hemos de creer a Posidonio, igual suerte tuvo Sidón. Y no necesitamos autoridades, porque sabemos, por nuestros propios recuerdos, que conmociones interiores del globo y vastas aberturas han separado parajes vecinos y destruido campos. “

O con respecto a las ciudades tragadas por el mar y de las cuales la Señorona nada sabe (n quiere saber….claro):

“..Calisthenes, en el libro en que describe la sumersión de Helicis y Buris, aquella catástrofe que lanzó estas ciudades al mar o el mar a estas ciudades, dice lo que anteriormente hemos expuesto.”

O esta otra en referencia a las mismas ciudades anteriores:

“…Calisthenes habla de otra sacudida en época diferente. Entre los muchos prodigios, dice, que anunciaron la destrucción de Helicis y Buris, el más notable fue una inmensa columna de fuego, y la sacudida que experimentó Delos. “

Ni de una ni de la otra sabe nada la Señorona y por lo que sabemos, ni las tiene en mente para estudiar o al menos investigar el tema de lo sucedido (como hicieron con Troya, por ejemplo). Y es que claro, para investigar hay que levantar el culo de la poltrona universitaria o de la Fundación pagasubvenciones en las cuales trabajan los ‘grandes de las piedras’… y eso, la verdad, es dificil de ver. Prefieren hacer un grupo con sus alumnos má aventajados (los que mejor le hacen la pelota) y enviarlos con la excusa de que ‘así tendreis experiencia’ para luego, copiar lo que descubran y cobrar las suculentes pagas de los medios editoriales del sector o incluso hacer ‘un libro’ (que no compra nadie).

Pero es lo que siempre han estado haciendo con tal de que nadie ni nada les mueva ni de la poltrona ni de las rocambolescas teorías que se inventan para que ‘todo cuadre’. Asimismo, los levantamuertos, son entendidos en estratigrafía (rama de la geología) y te dicen que no hay huella alguna del diluvio que dicen los mitos y leyendas (para ellos)… entonces… ¿donde cuadro esta otra cita?:

“…Pero aquí me siento invitado a investigar cómo quedará sepultada debajo de las aguas la mayor parte de la tierra, cuando llegue el día fatal del diluvio. ¿Acaso el Océano con toda su mole y el mar exterior se alzarán contra nosotros, caerán
interminables torrentes de lluvia, o, sin dar tregua al verano, un invierno pertinaz rompiendo las nubes abrirá paso a la masa inmensa de las aguas del cielo? ¿Acaso brotarán más caudalosos los ríos del seno de la tierra, que abrirá manantiales
desconocidos, o más bien en vez de una causa sola de tan terrible suceso, no concurrirá todo a la vez, la caída de las lluvias, el desbordamiento de los ríos y los mares arrancados de su asiento, reuniéndose todas las aguas para el exterminio del género humano? Así sucederá. …”

O esta:

“…Así, pues, cuando llegue esta necesidad de los tiempos, el destino hará surgir muchas causas, no ocurriendo tan grande revolución sin trastorno general del mundo, según opinan muchos, entre los que se encuentra Fabiano. En primer lugar, caen lluvias excesivas; desaparece el sol, quedando oscurecido y lleno de nubes el cielo; nieblas permanentes, saliendo de húmedas y densas tinieblas que, ni el viento más ligero llega a disipar. …”

O esta otra:

“…El diluvio de agua o fuego tiene lugar cuando place a Dios crear un mundo mejor y terminar lo antiguo. El agua y el fuego someten la tierra a sus leyes, estando en ellas la vida y la muerte. Así, pues, cuando esté decretada la renovación de todas las cosas, el mar o las llamas devoradoras serán desencadenadas sobre nosotros, según el género de destrucción que se determine. …”

Y para terminar, esta última:

“…Beroso, que interpretó a Belo, atribuye estas revoluciones a los astros y de un modo tan terminante, que designa la época de la conflagración y del diluvio. «El globo, dice, se incendiará cuando todos los astros que ahora tienen tan diferente curso, se reúnan en Cáncer, colocándose de tal manera unos sobre otros, que una línea recta podría atravesar todos los centros. El diluvio tendrá lugar cuando igual reunión se verifique en Capricornio. El primero de estos signos rige el solsticio de invierno; el otro, el de verano. La influencia de los dos es grande, puesto que determinan los dos cambios principales del año»….”

Hay muchas más en ese libro suyo y a las cuales no hay explicación ‘oficial’ por parte de la Señorona, cosa que me demuestra que dichas citas, “están fuera de su lógica aplastante”.

Y dicha lógica “aplastante” no ha hecho más que “aplastar” el Conocimiento Humano hasta los límites de la estupidez.

Os recomiendo la lectura de este escritor romano-cordobés, encontrareis muchas cosas inexplicables de interés para todos nosotros, simples muñecos de la Señorona.

Saludos.
JULIUS

 

ENLACE DE DESCARGA DEL LIBRO DE SENECA:

DE CUESTIONE NATURALIS (en español, completo)

Anuncios

11 comentarios to “La Ciencia… no sabe leer.”

  1. jajajaja JULIUS, la vena guerrera te tira¡¡¡ Me encanta este post 🙂

    Mira que leí en el Critias de Platón:

    “Sí pues, tras recibir en suerte los otros dioses las restantes zonas, las arreglaron, pero Hefesto y Atenea, con una naturaleza común, pues era hermana del mismo padre, estaban entregados a lo mismo por su amor a la sabiduría y a la ciencia, obtuvieron en suerte esta región como única porción , que por naturaleza era idónea y útil para la virtud y la inteligencia; pusieron en ella hombres buenos, los autóctonos, y les implantaron en su mente el concepto de organización política. De ellos subsisten sus nombres, pero sus hechos desaparecieron debido a las destrucciones de los que las recibieron y al espacio de tiempo tan grande transcurrido. La generación que siempre sobrevivía, como se dijo antes, se dejaba tosca y analfabeta, y sólo conocían los nombres de los gobernantes del lugar y muy poco de sus hechos. A sus hijos las pusieron nombres que les gustaban, sin embargo eran desconocedores de las virtudes y leyes de sus predecesores a no ser algunas oscuras noticias de cada uno de ellos; al estar ellos mismos y sus hijos necesitados de las cosas irrescindibles durante muchas generaciones, se olvidaron de lo que había sucedido en una ocasión hacía tiempo. Pues tenían puesta la mente en aquello que necesitaba, y sobre ello giraban sus conversiones. La mitología y la búsqueda de las cosa antiguas junto con el ocio entran en la ciudad a la vez, cuando ven que algunos ya tienen lo necesario para vivir, y no antes. Así se conservan los nombres de los antiguos sin sus obras”.

    Cuando lo leí, comprendí que no podía ser tan dura, porque todo obedece a un proceso lógico. La verdad es qeu reconozco que me puedo dedicar a esto porque soy privilegiada. Tengo tiempo y medios…¿Pero cuantos lo son?

    EL problema es que hoy el aumento de la información, es proporcional al aumento del ocio…sino fuera así…¡¡¡pues todo el mundo buscando “las verdades” por todas partes, hasta en “los antiguos”!!! jeje.

  2. Correcto, Arian. Pero hemos de pensar también que el que quiere encontrar, antes debe buscar.

    Con los medios actuales y el acceso inmediato a la información el gran problema es el ¿con cual me quedo?, y esto implica que uno debe leer mucho de otros antes de poder decidirse por cual es ‘mejor’ o más ‘real’. Por ejemplo: sobre la Atlántida se han escrito miles de libros y artículos, a cual más fantasioso (llegué a leer a uno que estaba convencido de que la isla… estaba en Andorra… apaga y vámonos). Y ante tal cantidad de información de todo tipo, uno debe basarse en la lógica y el razonamiento poniéndose en la piel de los que pudieron vivir esos tiempos.

    Para ello… nada mejor que empezar por los clásicos, ya que estos al menos te dan pistas del ‘modus vivendi’ de esas épocas y su forma de pensar. A pertir de allí, informarse de descubrimientos arqueológicos -los hay de muy bien explicados y documentados. Pocos pero los hay-. Con esto puedes iniciar la singladura con una menor posibilidad de errores de interpretación.

    Pero lo que hay que tener siempre es una mente abierta a toda posibilidad, nos guste o nos guste lo que esa info diga.

    ¿Somos privilegiados?, es posible, pero ello también implica que hemos sido ‘constantes’ 😉 y que hemos ido desgranando toda la info que haya llegado a nuestras manos. Cuando no había internet, compraba libros e incluso los buscaba en anticuarios o vendedores de libros usados (ahora tengo una biblioteca de más de tres mil libros… y mi padre cuando falte… me ha de dr la de mi madre: casi 7.000 libros), o incluso muchas veces iba a bibliotecas buscando esa info que no tenía.

    Pero somos privilegiados en constancia e interés.

    En eso seguro que si.

    Saludetes.
    JULIUS

  3. Es cierto JULIUS…

    Estoy segura de que la mayoría de la gente cuando le cuentan la historia, siente una profunda insatisfacción: hechos y fechas, nombres y más fechas…Pero si no dieran no nada por hecho, si comenzaran a buscar con una mente abierta…sería una maravilla.

    Entiendo la cerrazón de aquellos que no sienten ningún interés por el pasado, pero no la entiendo para nada en aquellos que han elegido la profesión por vocación. Son como “loros”.

    Fijate: Troya y Machu Pichu, descubiertos por gente “de papa y mamá” ( ya sabes 😉 ). Primero encuentran gente de fuera del círculo académico, porque son capaces de ver y buscar, donde ellos ni se atrevan a adentrarse, luego toman el control del yacimiento, y luego todo se paraliza en un trámite burocrático. Es cansino.

    En cuanto a los libros…yo hasta me pongo nerviosa cuando entro en una librería y en una biblioteca…¡¡ni te digo!!. Compro libros de forma compulsiva, jeje, pero no puedo parar aunque ya casi se me caen encima. ¡¡¡Qué suerte tienes, la biblioteca debe ser una maravilla¡¡¡ 🙂

  4. Es que la cultura ha sido siempre un algo a controlar por parte del poder (sea cual sea ese poder: político o religioso…tal para cual).

    Lo peor es ver como pueden llegar a destrozarle la vida a alquien que, ha descubierto algo importante y que como no cuadra con lo que dicen, secillamente lo eliminan.

    Y esto lo sé por haberlo visto en un gran amigo mio, arqueólogo por vocación y que tuvo la dirección general del departamento de arqueología submarina de cierta ‘capital’ española (y no es Madrid… 😉 ). Este es uno de mis mejores contactos a pesar de que lo arrumbaron, masticaron y escupieron sobre el cuando acabaron los ‘orto…doxos’. Pero sigue trabajando en la sombra…

    Y como este amigo mio, conozco otros casos nacionales y extranjeros.

    Tal vez por esto, esté tan en contra de esa orto-doxia y a veces me salga la vena guerrillera (tres años en COES… marcan…juassss). Es posible que en un futuro reportaje, le diga de salilr en el mismo a este amigo mio arqueólogo y por otra parte, actor de cine (si, si… tuvo que meterse en ese mundo para poder vivir cuando se lo cargaron). Comprendereis que no diga nada de su identidad 😉 .

    En fin, que podríamos estar hablando largo y tendido, pero llegaríamos a las mismas fuentes de agua contaminada…

    Saludetes.
    JULIUS

  5. JULIUS…¿tienes a mano el mapa de la Atlántida de Kircher?

  6. ¿No te recuerda a algo la distribución de sus ríos? He visto el mapa que pusiste en el foro de Dosrius. Es increíble como se parece a Äfrica destacando la llanura congoleña. No sé…es un poco mosqueante.
    Señalan valles o depresiones fértiles entre cordilleras, esceptuando aquellas próximas al mar. Es curioso observar como en sudáfrica, prácticamente no hay “círculos”. ¡qué cosa!

  7. Hola de nuevo a todos.

    Es lo que me pareció del litomapa ese con respecto a su gran parecido a Africa y por mapas físicos, hay más de una coincidencia aunque necesitaría ver mapas antiguos del tema así como del continente en los tiempos del mar de ‘Paratethis’ o Mediterraneo en los tiempos del mar de Tethis.

    Sería la milk si en ese mapa de Tethis saliesen los lagos o ‘bujeros’ que hay en el litomapa…

    Anda que no… 🙂

    Salud.
    JULIUS

    P.D.: No lo tengo a mano el de la Atlántida pero se que lo tengo por alguna de las carpetas del pc.

  8. rosaura Says:

    Hola Julio, me gustó mucho este post en particular y me gustaría dejarte una información relacionada, creo que le viene bien al tema.

    ¿POR QUÉ se destruyó A UN MUNDO ANTIGUO?
    Observemos el mundo que nos rodea: sus ciudades, cultura, logros científicos y sus miles de millones de habitantes. Es fácil sentirse impresionado por su aparente permanencia, ¿verdad? ¿Imaginamos que algún día pudiera desaparecer por completo? Quizá sea difícil visualizar tal posibilidad. Pues bien, ¿sabían que una fuente muy confiable señala que existió un mundo antes del actual que fue totalmente destruido?

    Y la referencia no es a un mundo de tribus primitivas. El que desapareció era civilizado, pues tenía ciudades y había alcanzado logros artísticos y conocimiento científico. No obstante, la Biblia nos dice que, de repente, el día 17 del segundo mes, trescientos cincuenta y dos años antes de que naciera el patriarca Abrahán, empezó un diluvio que barrió a un mundo entero.

    ¿Es verídico este relato? ¿Realmente ocurrió algo así? ¿Existió de verdad un mundo antiguo antes del actual que prosperó y luego fue eliminado? En tal caso, ¿por qué terminó? ¿Cuál fue el problema? ¿Hay alguna lección que podamos aprender de su desaparición?

    ¿Se destruyó en realidad un mundo antiguo? Sería imposible que una catástrofe tan extraordinaria como esa, si de veras ocurrió, se olvidara por completo. Por consiguiente, en muchas naciones hay recuerdos de tal destrucción. Tomemos como ejemplo la fecha exacta que se menciona en las Escrituras. El segundo mes del antiguo calendario se extendía desde lo que hoy se conoce como mediados de octubre hasta mediados de noviembre. Así que el día 17 corresponde aproximadamente al primer día de noviembre. Por ello, tal vez no sea casualidad que en muchos países se celebren festividades dedicadas a los muertos en esa época del año.
    Otros indicios de que ocurrió un diluvio perviven en las tradiciones de la humanidad. Casi todas las antiguas civilizaciones tienen leyendas de antepasados suyos que sobrevivieron a un diluvio universal. Tanto los pigmeos africanos como los celtas europeos y los incas sudamericanos cuentan con historias parecidas, al igual que los habitantes de Alaska, Australia, China, la India, Lituania, México, Micronesia, Nueva Zelanda y algunas zonas de Norteamérica, por mencionar solo unos cuantos ejemplos.

    Aunque es cierto que, con el paso del tiempo, las leyendas han sido adornadas, todas poseen un esquema similar: Dios se encolerizó debido a la maldad del género humano. Envió un gran diluvio, mediante el cual destruyó a la humanidad en conjunto. Solo sobrevivieron unos cuantos justos. Estos habían construido una embarcación en la que se salvaron seres humanos y animales. Más adelante, enviaron aves para buscar tierra seca. Por fin, la nave descansó sobre una montaña. Cuando desembarcaron, los supervivientes ofrecieron un sacrificio.
    ¿Qué demuestra lo antedicho? Que no es posible que tales similitudes sean simple casualidad. Las pruebas conjuntas que aportan estas leyendas corroboran el antiguo testimonio bíblico de que todos descendemos de los sobrevivientes del diluvio que destruyó a aquella sociedad humana. Por eso, no tenemos que depender de leyendas o mitos para saber lo que ocurrió. Disponemos del relato que se preservó cuidadosamente en las Escrituras Hebreas de la Biblia (Génesis, capítulos 6-8).

    La Biblia contiene historia inspirada que se remonta hasta los albores de la vida. Sin embargo, hay pruebas que indican que no se trata de simple historia. Sus infalibles profecías y su profunda sabiduría demuestran que es lo que dice ser: el mensaje de Dios para el hombre. A diferencia de los mitos, la Biblia incluye en sus relatos históricos nombres y fechas, así como datos genealógicos y geográficos. Nos presenta un cuadro de cómo era la vida antes del Diluvio y revela por qué terminó de repente todo un mundo.

    ¿Cuál fue el problema de la sociedad antediluviana? Bueno esta cuestión es un asunto importante para quienes se preguntan hasta qué punto es seguro el futuro de la civilización actual.

    ¿Por qué pereció aquel mundo antiguo? EL Diluvio universal no fue un desastre natural, sino el justo castigo de Dios. Aunque se dio advertencia, casi todo el mundo la pasó por alto. ¿Por qué? Jesús lo explicó: “En aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca; y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos” (Mateo 24:38, 39).

    En ciertos sentidos eran una civilización avanzada, la civilización antediluviana gozaba de ventajas que nosotros no tenemos hoy día. Por ejemplo, toda la humanidad hablaba una misma lengua antes de la confusión del lenguaje en la torre de Babel (Génesis 11:1). Tal circunstancia favorecería el adelanto de las artes y las ciencias, puesto que requieren el esfuerzo colectivo de muchas personas con diversos talentos (La metalistería se conocía antes del Diluvio). Además, la mayor duración del promedio de vida del que entonces disfrutaban les permitiría seguir sumando conocimientos a lo que ya habían aprendido con el paso de los siglos.

    Algunos afirman que la vida en realidad no era tan larga en aquellos días y que los años mencionados en el relato bíblico equivalen a meses. ¿Es cierta dicha aseveración? Pues bien, tomemos el caso de Mahalalel. La Biblia dice: “Mahalalel siguió viviendo sesenta y cinco años. Entonces llegó a ser padre de Jared […;] todos los días de Mahalalel ascendieron a ochocientos noventa y cinco años, y murió” (Génesis 5:15-17). Si un año representa un mes, ¡Mahalalel llegó a ser padre cuando solo tenía cinco años de edad! La verdad es que las personas de aquel tiempo estaban más cerca de la vitalidad perfecta del primer hombre, Adán. Realmente vivieron durante siglos. ¿Cuáles fueron sus logros?

    Muchos siglos antes del Diluvio, la población mundial había aumentado a tal grado que Caín, hijo de Adán, edificó una ciudad, a la que llamó Enoc (Génesis 4:17). Durante la época antediluviana fueron surgiendo varias industrias. Había fraguas donde forjar “toda clase de herramienta de cobre y de hierro” (Génesis 4:22). Es muy probable que se utilizaran estos instrumentos en la construcción, la carpintería, la confección de ropa y la agricultura. Estos oficios se mencionan en los relatos de los primeros habitantes humanos de la Tierra.

    El conocimiento acumulado habría permitido que las generaciones sucesivas desarrollaran ciertas especialidades, como la metalurgia, la agronomía, la ganadería, la literatura y las bellas artes. Jubal, por ejemplo, fue el “fundador de todos los que manejan el arpa y el caramillo” (Génesis 4:21). La civilización avanzó enormemente. Sin embargo, todo terminó de súbito. ¿Qué ocurrió?

  9. rosaura Says:

    ¿Cuál fue el problema? A pesar de todas sus ventajas, la sociedad antediluviana tuvo un mal comienzo. Su fundador, Adán, se rebeló contra Dios, y Caín, el edificador de la primera ciudad de la que hay constancia, asesinó a su propio hermano. ¡Con razón se agravó tanto la maldad! Las consecuencias del legado defectuoso que Adán dejó a su prole fueron acumulativas (Romanos 5:12).

    Los asuntos estaban llegando a su punto culminante cuando Jehová determinó que permitiría que la situación continuara solo ciento veinte años más (Génesis 6:3). La Biblia dice: “La maldad del hombre abundaba en la tierra, […] toda inclinación de los pensamientos del corazón de este era solamente mala todo el tiempo […], y la tierra se llenó de violencia” (Génesis 6:5, 11).

    Con el tiempo, a Noé se le dijo específicamente que Dios destruiría toda carne en un diluvio (Génesis 6:13, 17). Aunque Noé fue “predicador de justicia”, parece ser que a la gente se le hacía difícil creer que fuera a terminar todo lo que la rodeaba (2 Pedro 2:5). Solo ocho personas hicieron caso de la advertencia y se salvaron (1 Pedro 3:20). ¿Por qué es esencial esta información para nosotros hoy día?

    ¿Qué importancia tiene para nosotros? Vivimos en tiempos similares a los de Noé. Oímos constantemente noticias de horrorosos actos de terrorismo, campañas de genocidio, matanzas en masa perpetradas por hombres armados que asesinan sin ningún motivo aparente y violencia doméstica a una escala espantosa. La Tierra se ha vuelto a llenar de violencia, y tal como ocurrió en tiempos antiguos, al mundo se le ha dado advertencia de un juicio venidero. Jesús mismo anunció que vendrá en calidad de Juez nombrado por Dios y separará a la gente como el pastor separa a las ovejas de las cabras. Quienes no sean dignos del favor divino —dijo— “partirán al cortamiento eterno” (Mateo 25:31-33, 46). Sin embargo, la Biblia asegura que esta vez habrá millones de sobrevivientes: una gran muchedumbre que adora al único Dios verdadero. En el mundo venidero, estas personas gozarán de una paz y una seguridad permanentes nunca antes vistas (Miqueas 4:3, 4; Revelación [Apocalipsis] 7:9-17).

    Muchas personas se burlan de tales declaraciones bíblicas y de las advertencias sobre el justo castigo, el cual demostrará que son veraces. Pero el apóstol Pedro explicó que tales escépticos están pasando por alto los hechos. Escribió: “En los últimos días vendrán burlones […] diciendo: ‘¿Dónde está esa prometida presencia de él? […]’. Porque, conforme al deseo de ellos, este hecho se les escapa, que hubo cielos desde lo antiguo, y una tierra mantenida compactamente fuera de agua y en medio de agua por la palabra de Dios; y por aquellos medios el mundo de aquel tiempo sufrió destrucción cuando fue anegado en agua. Pero por la misma palabra los cielos y la tierra que existen ahora están guardados para fuego y están en reserva para el día del juicio y de la destrucción de los hombres impíos” (2 Pedro 3:3-7).

    En obediencia al mandato profético de Jesús, actualmente se está dando con celo por todo el mundo una advertencia acerca de este venidero día de juicio, y se está predicando un mensaje de buenas nuevas sobre la paz que le seguirá (Mateo 24:14). No debemos tomar este aviso a la ligera. El Dios todopoderoso cumple su palabra.

    ¿Qué encierra el futuro de la humanidad, tomando en cuenta el cambio trascendental que se aproxima? En la introducción de su famoso Sermón del Monte, Jesús prometió: “Felices son los de genio apacible, puesto que ellos heredarán la tierra”. Luego enseñó a sus discípulos a que pidieran a Dios: “Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra” (Mateo 5:5; 6:10). En efecto, Jesús mismo explicó que a la humanidad fiel le espera un maravilloso futuro en la Tierra. Se refirió a él como “la re-creación” (Mateo 19:28).

    De modo que, al meditar en el futuro, no permitir que los burlones nos hagan dudar de la advertencia divina. Es cierto que nuestro entorno pudiera parecer estable y que el mundo actual tiene una larga historia; pero no debemos cifrar nuestra confianza en él. El mundo de la humanidad ha sido condenado.

    Recibimos ánimo, entonces, de la conclusión de la carta del apóstol Pedro:
    ‘Puesto que todas estas cosas así han de ser disueltas, ¡qué clase de personas deben ser ustedes en actos santos de conducta y hechos de devoción piadosa, esperando y teniendo muy presente la presencia del día de Jehová! Ya que están esperando estas cosas, hagan lo sumo posible para que finalmente él los halle inmaculados y sin tacha y en paz. Sigan creciendo en la bondad inmerecida y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.’ (2 Pedro 3:11, 12, 14, 18.)

    Por lo tanto en importante, aprender de lo que ocurrió en los días de Noé. Acercarnos a Dios. Aumentar el conocimiento de Jesucristo. Cultivar la devoción piadosa, y que se nos cuente entre los millones de personas que optan por sobrevivir al fin de este mundo y pasar al pacífico mundo venidero.

  10. Interesante punto de vista, Rosaura. No lo comparto todo, pero lo considero de interés para guardar y releer con mayor detenimiento.

    Aunque a veces me pregunto si de verdad… me interesa pasar al “maravilloso mundo venidero”… 🙂 porque como la bondad de Dios sea tal que perdone a todos los que estamos aquí… en 12.600 años más acabaremos de nuevo ahogados.

    Y creo que esta vez me voy a ‘jartar’ de nadar.

    Juasss.

    Saludos.
    JULIUS

  11. A mí ROSAURA, siempre me deja perpleja y me da una visión de la Biblia totalmente distinta a la que siempre he tenido, algo que agradezco notablemente. NO sé como lo hace, pero enlaza la información de tal manera, que te da una perspectiva mucho más amplia y completa. SObre todo, más comprensible. 🙂

    Para mí personalmente, solo tengo que pensar que mañana mismo pueden terminar mis días en este mundo, para comprender que el Apocalipsis a nivel particular, puede llegarme en cualquier momento; y que efectivamente tengo que estar preparada, no porque el fin del mundo esté cerca, sino porque mi propio fin sí que lo está . Con toda seguridad. 😉

En breve se publicará.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: